Mis mejores 28.

Y entonces cumplí 29 años. Soy y me siento completamente distinto al de un año, estando en el mismo lugar físico.

A los 28 años la vida me cambió. El primer choque que tuve al cumplir 28 es que pensé que tenía todo resuelto y en realidad fue todo lo contrario. Esto me llevó a que todo lo que venía cosechando (positivo y no tanto), incluso desde años anteriores, dieran frutos (y algunos vinieron podriditos :-P).

Les voy a ser sincero… escribí un poco sobre el drama que armo previo a cada 24 de septiembre (día de mi cumpleaños), que es todo un show con tarima y demás que monto. Me puse a relatar todo lo que me había pasado solo este último año y como se leía bastante negativo decidí enfocarlo de esta forma:

Leer más “Mis mejores 28.”

Sobre las mujeres

Los artistas, o quienes aún nos estamos descubriendo el gen de artista (cosa que sucederá por el resto de mi vida), tenemos nuestras propias reglas, definiciones, simbolismos y estructuras mentales de las cosas. Creo, que de alguna forma, nuestra perspectiva es más sublime o quizá más personal, y de ahí que podamos proyectarlo a nuestro estilo. Esta es parte de mi visión sobre las mujeres:

Leer más “Sobre las mujeres”

Es casi imposible desviar la atención de eso que nos acelera por dentro

A pesar de eso, nos desafiamos y buscamos hacerle rapel a nuestro instinto anclándole las ganas al suelo. Incluso a veces lo enterramos por completo sellado con concreto.

Leer más “Es casi imposible desviar la atención de eso que nos acelera por dentro”

Mi papá y nuestras diferentes rutinas de tomar café

Él, que se lo bebe a tragos, por la responsabilidad a la costumbre cumplida. La vida le viene y va y en un ínterin, un café.

Yo, que a sorbos hago respirar al alma buscando descifrar lo que me mueve adentro o mejor aún, conversando, escarbo a la otra alma que me acompañe con el café. La vida me viene y me va, dejo la taza a un lado, y sigo haciendo lo que tengo que hacer para volver a respirar con el próximo café.